De cuando las fiestas eran en Septiembre

Vista Torrelapaja

Con este primer post presento hoy mi blog. Este blog quiere ser una recopilación de ideas e historias de los pueblos de España. Tradiciones, costumbres, vocablos, vestimentas típicas,…, que provenientes de la memoria de nuestros mayores ni yo, ni otras muchas mujeres y hombres de este gran país queremos que se pierdan. España es un país con mucha historia, tradiciones y costumbres. Un país con una diversidad y cultura popular increíbles. Es importante no dejar de mirar al futuro, y, sobre todo, vivir en el presente, pero nunca debemos olvidar nuestro pasado. Somos lo que somos, por lo que nuestros antepasados hicieron y vivieron, pero lamentablemente sólo aquellos que realizaron grandes hazañas pasarán a la historia, mientras que nadie recordará el duro trabajo de tus abuelos y bisabuelos porque ahora tenemos medios tecnológicos para realizar las mismas tareas en mucho menos tiempo y de forma más eficiente.

Como hay que partir de algún punto, periódicamente iré hablando de temas relacionados con mi pueblo, Torrelapaja. Estoy seguro de que a muchos lectores les gustará conocer lo que allí pasaba hace 60 años, pero también sé que otros muchos verán identificadas muchas costumbres en sus propios pueblos o incluso, vecinos, amigos o descendientes de Torrelapaja conocerán historias y aspectos no mencionados en el relato original, o incluso querrán corregir alguna idea del mismo, que a su entender no es del todo correcta (críticas, correcciones y aportaciones que sumen valor serán bienvenidas). Pretendo, por tanto, que sea un blog abierto, en el que, de forma educada y siempre añadiendo algo positivo, se pueda participar y aportar un granito de arena.

Hoy, 8 de septiembre, el santoral marca la Natividad de la Virgen María. Felicidades, por cierto, a todos las Natividades, Natis y Marías. Hasta hace algo más de 30 años, tal día como hoy era el día principal de las fiestas de Torrelapaja (en la actualidad se celebran el último fin de semana de agosto). Todo comenzaba el día 7 por la tarde, la víspera, cuando al atardecer, la juventud del pueblo iba a la estación a esperar a los músicos que venían en tren de otros pueblos, como Villarroya o Aniñón, la mayor parte de los años. Esa misma noche ya había baile en la plaza. No existían grandes escenarios como los camiones de hoy en día, con enorme focos y potentes instrumentos y altavoces. Por aquel entonces se formaba un semicírculo en el suelo con 10 ó 12 sillas para los músicos de la banda, delante de la puerta de “la Vitoria y el Manolo”. Los músicos se hospedaban a dormir y comer entre los vecinos del pueblo, repartidos por el Ayuntamiento por orden correlativo por las diferentes casas. Este orden se mantenía vigente para el reparto del año siguiente, alterado solamente por razones personales que impedían poder acoger a los músicos el año correspondiente, como por ejemplo luto por el fallecimiento de un familiar durante ese año.

El día 8 era el día de “la fiesta”. Por la mañana, los mismos músicos tocaban diana a las 9 de la mañana y después tenía lugar la misa mayor. Misa solemne tras la cual se realizaba la subasta de palos, tal y como todavía se sigue haciendo hoy en día. Esta subasta tiene como finalidad que la Virgen de Malanca, llevada en procesión por las calles del pueblo después de la misa, sea introducida en la iglesia por aquellas familias que, con motivo de una ofrenda, petición o acción de gracias personal, pujen más por cada uno de los palos de la peana de Nuestra Señora. Antes de comer, los mozos y mozas, que no casad@s, iban a “Casa del tío Patricio” (el bar de entonces) a tomar el vermut o aperitivo. Después de comer también se acudía allí al café y la partida, salvo que hubiera sobremesa en casa con invitados. Por la tarde, volvía a haber baile hasta la hora del Rosario, que se rezaba al atardecer. Sobre las 11 de la noche era hora de mover el esqueleto, de nuevo, hasta la 1 de la madrugada.

El día 9 había otra vez diana floreada y tras la misa de difuntos tenía lugar otra subasta popular con aportaciones de los propios vecinos. Cada uno daba lo que podía: pollos, rosquillas, roscos,… y el alguacil de turno, durante muchos años “el Teodosio” era quien dirigía la subasta.

El día 10, último día de fiestas, era el día de “la sopeta”. Un grupo de hombres pasaban por las casas. Las mujeres les daban roscones para hacer “sopeta” por la tarde. Se servía un vaso de vino y un trozo de roscón para todo aquel/aquella que lo desease. Dado que el Ayuntamiento no pagaba la música de ese día, los mozos ajustaban con la banda el precio y eran ellos mismos quienes pagaban el baile (normalmente cobraban sueldo a partir de los 15 años y pagaban “a escote”).

Eran, por tanto, unas fiestas muy sencillas y piadosas, acordes con las costumbres de la época.

Anuncios

10 respuestas a “De cuando las fiestas eran en Septiembre

  1. Me encanta!!! Siempre me lo contaban mis abuelos, y me lo sigue recordando mi madre!!! Tiempos felices sin grandes pretensiones, tan solo, unirse todo el pueblo y pasar unos bonitos días rodeados de los que solo podíamos ir en julio y agosto, y en fiestas! Gracias por recordarlo

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.